Adicciones | 0 Comments
La codependencia, es un trastorno progresivo y crónico que sufren las personas cercanas al adicto, que se caracteriza por patrones de funcionamiento disfuncionales, como resultado del impacto de la adicción en la familia. Se trata de un problema muy común en muchas familias donde uno de los miembros de ella es adicto, ya sea al alcohol, a la cocaína, a la ludopatía, etc. Es importante tener en cuenta que esta situación es un impedimento para el éxito de la recuperación del adicto, y que por ello es necesario detectar quién puede sufrir esta enfermedad en la familia. A continuación, te damos algunos detalles sobre qué características definen este problema.

¿Qué es la codependencia?

Esta enfermedad que puede ser tan dura como la que sufre el propio adicto, que genera una relación enfermiza entre ambos, que fomenta la inmadurez y la incapacidad del adicto de valerse por sí mismo. Es muy normal preocuparse por la situación del adicto y de cómo está afectando al día a día de la propia familia. Sin embargo, esa preocupación puede tornarse en una enfermedad, y quien se preocupe puede llegar a ser codependiente del adicto. 

Es necesario trabajar con los allegados al adicto para conseguir su recuperación, que tomen conciencia y acepten la existencia de la enfermedad a la que se están enfrentando, ya que el codependiente se vuelve tolerante a las conductas anormales y destructivas del adicto.

Es necesario encontrar un equilibrio para que el codependiente no deje de vivir su propia vida para vivir la del adicto, pues es lo que normalmente suele ocurrir. 

 

¿Quién puede desarrollarla?

La puede sufrir cualquier persona que este en contacto con la enfermedad de la adicción de otra persona (familiar, amigo, pareja...). Además de cualquier persona que esté expuesta a desordenes tales como enfermedades mentales, violencia, maltrato...

Se establece entonces una relación entre el familiar o amigo del adicto con éste, lo que provoca consecuencias negativas para ambos, lo que suele llamarse una relación tóxica. El adicto necesita de un ambiente positivo para conseguir el objetivo de dejar su adicción. Por ello, durante la rehabilitación las sesiones familiares son de crucial importancia.

Este problema se manifiesta a través de patrones de conducta y relaciones disfuncionales, que facilitan el desarrollo de la adicción.

 

Síntomas de un codependiente

Por lo general, una persona que sufre de este problema puede presentar los siguientes síntomas:

  1. Baja autoestima
  2. Ausencia de comunicación asertiva.
  3. Apatía emocional.
  4. Perfeccionista.
  5. Fuerte obsesión por controlar la conducta de los demás.
  6. Conductas compulsivas.
  7. Fuerte sentimiento de responsabilidad por las conductas de los demás.
  8. Sentimiento de culpa.
  9. Depresión
  10. Dolores de cabeza, espalda y problemas digestivos.

 

¿Cómo podemos recuperarnos?

Igual que la adicción, este problema es una enfermedad tratable. Muchas veces la recuperación de un familiar afectado por la adicción, comienza con la recuperación de los codependientes, los cuales tienen que centrarse en su propia recuperación y cuidado personal.

Si necesitas más información, no dudes en consultarnos a través de nuestro formulario de contacto o a través de los números de teléfono.